De Salta al mundo: crearon una exitosa marca de juegos de mesa y ahora buscan expandirse en Europa

Ana Larran y Virginia Villamayor son amigas desde chicas; una se radicó en el viejo continente y la otra hizo crecer su negocio en la Argentina; juntas quieren dejar una huella con un proyecto que gestaron durante años.

Ana Larran y Virginia Villamayor se conocen desde que tienen 11 años; fanáticas de los juegos de mesa, hicieron de su hobby un negocio

El timbre suena varias veces y, mientras que la dueña de casa se apura por terminar los preparativos, corre para abrir la puerta. Del otro lado están sus amigos, con cervezas y algo para picar. Se abrazan, pasan y se sienta cada uno en un lugar. Después de varias horas de risas y anécdotas, la comida se terminó y las botellas de bebida se acumulan en un extremo de la mesa. A la noche todavía le quedan varias horas y la charla parece haberse estancado. Ana Larran y Virginia Villamayor se miran de punta a punta, buscan algo en su cartera y le proponen al grupo ponerse a jugar a algo.

Las dos son amigas desde que tienen 11 años y no hay salida que recuerden en la que no hayan jugado a un juego de mesa. Y es que la pasión por lo lúdico la acarrean hace mucho tiempo y, lo que al principio parecía ser un entretenimiento de una tarde con amigos o familia, con el tiempo se transformó en su negocio. Se criaron en Salta y cuando crecieron se trasladaron a la Ciudad de Buenos Aires para estudiar. Ana se enfocó en la filosofía y consiguió su doctorado, mientras que Virginia se recibió de contadora en la UBA. Los caminos parecían ir hacia lados opuestos, más aún cuando la primera se mudó a Alemania para perfeccionarse en su campo y la segunda retornó a su provincia natal, formó una familia y se dedicó a emprender en distintos rubros.

Ana Larran y Virginia Villamayor son amigas de toda la vida

Pero, algo en ellas seguía latente. “Cada vez que volvía a Argentina, traía juegos y conocíamos distintas dinámicas e historias. Aprendíamos de la industria en general”, recordó Ana en diálogo con LA NACION. De a poco se daban cuenta que, si bien en nuestro país se juega mucho, Alemania es pionera cuando de juegos de mesa se trata. Con mucho entusiasmo quisieron dar un paso más allá y en lugar de gastar en propuestas locales o extranjeras para sus tardes de ocio, crearon su propio tablero, cartas y manual de instrucciones. “Nos dimos un golpazo. Era un juego muy difícil de jugar y más aún hacer que de Salta llegue al resto del país”, explicó Virginia.

Yogui juego fue el primer diseño que logró alcance nacional

No se rindieron y luego de pensar, repensar y diseñar, le dieron vida a su primer gran éxito: Yogui juego. “Fue el primer juego de yoga para niños. Era innovador y nos puso en la lupa de las jugueterías nacionales. Ahí dimos el primer salto para empezar a consolidarnos”, relató Virginia.

Si bien siguieron distintos rumbos, algo en las dos seguía latente y encararon un proyecto juntas

Con esa idea nació Multiverso, que bajo el lema “juegos con propósito” cumplió el sueño de aquellas dos niñas salteña. De ese momento a hoy, lanzaron una línea con 17 propuestas diferentes que se comercializan en más de 200 jugueterías de la Argentina.

Los juegos de Multiverso, explican sus creadoras, buscan ser “de bolsillo y fáciles de transportar” para “jugar siempre que se tenga un ratito”

La feria del juguete, su arribo a Alemania y el codiciado Spiel des Jahres

Estas dos amigas tienen un objetivo en mente: conquistar el mercado europeo y obtener el mayor galardón del mundo en materia de juegos de mesa. El camino no es fácil y si bien hace seis años que operan en Argentina, llegar a Alemania no resulta sencillo. “Hay una doble legislación”, detalló Larran, y es que en ese país hay que contemplar no solo la regulación local sino también la que impone la Unión Europea. Entusiasmada, Villamayor remarcó que ahí “las fronteras son más chicas” y que una vez que se instalen está confiada de que podrán extenderse por todo el viejo continente con mayor facilidad.

Ana Larran, Virginia Villamayor y Guadalupe García Mariotti representaron a Multiverso en la feria del juguete de Buenos Aires

Mientras que participan de la feria del juguete en Buenos Aires, tienen la meta puesta en lo que proyectan como un negocio internacional. Ya cerraron con proveedores y distribuidores; probaron sus propuestas con los amigos y conocidos de Ana y se dieron cuenta que sus productos Yogui juego y Mis amigas las emociones tienen potencial para llegar allí. Larran le contó a LA NACION todos los aspectos impositivos de lanzar un producto allí y destacó que “hay instituciones que financian y apoyan a los que quieren llevar cultura”.

Las amigas en Alemania

El negocio no será minorista y mientras que productores alemanes fabrican 1500 ejemplares de cada propuesta de las salteñas, Villamayor relevará “distribuidores y jugueterías para empezar gestiones con ellos y desarrollar una cadena de distribución mayorista”. En la teoría, nada puede salir mal; en la práctica, compiten contra consolidadas empresas que fabrican 5000 ejemplares por año. Si bien el desafío es grande, la recepción de sus juegos-hasta el momento- fue buena y se entusiasman con la posibilidad de competir -y por qué no ganar- el codiciado Spiel des Jahres.

¿Qué es el Spiel des Jahres?

En su traducción al español se lo conoce como El juego del año y es el máximo galardón entregado a juegos de mesa y de cartas. El mismo premia “la excelencia en el diseño de juegos y la promoción de aquellos de mayor calidad en el mercado alemán”.

Allí se evalúa el concepto, la estructura de las reglas, el aspecto estético y el diseño de cada juego. El premio se otorga de manera anual desde 1978 y cuenta con otras dos categorías: el Kennerspiel des Jahres (juego para expertos del año) y el Kinderspiel des Jahres (juego infantil del año).

“Nuestra idea es que llegue a Alemania toda la línea y ganar el premio al juego del año. Veíamos los números y una empresa que vende 10.000 títulos por año -si es bueno- cuando gana este premio sube a casi 400.000″, precisó Ana. Para que eso pase, deberán atravesar varias pruebas que por más adversas que sean, no afecta su entusiasmo. Las dos amigas quieren que el mundo conozca a Multiverso, a Salta y a los juegos de autor. La pasión que las empuja es, sin dudas, el camino correcto.

Por: Iván Mazorco, Diario La Nación

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.